Adolescente asesinada en Nizao tenía 15 años y 5 meses de embarazo

0
212

Por Deyanira Polanco

Nizao, Peravia, RD.- Se trató de un doble homicidio el caso de la joven de 15 años, María Ninoska Polanco, ya que tenía cinco meses de embarazo, cuando fue baleada la madrugada del lunes frente a una casa en el barrio Lucas Díaz, a orillas del río Nizao.

El presunto verdugo, solo conocido como “Oreja”, está detenido en San Cristóbal. Se ha informado que es oriundo del municipio Cambita Garabito de esa provincia.

Igualmente comunitarios de la localidad de Santana, donde residía la joven, indicaron que la tragedia podría tratarse de un feminicidio, al vincular sentimentalmente a el agresor con la Ninoska..

Personas de esta comunidad describieron a la fallecida como una joven alegre y que le gustaba compartir.

Ninoska era muy querida por quienes la conocieron. Sus restos fueron velados entre llantos, lamentos y con música, tanto cristiana como la que era sus preferidas: reguetón y gagá.

Sobre la joven

María Ninoska Polanco es la segunda de cinco hermanos y había abandonado sus estudios a los 13 años.

Su madre es una mujer soltera de 34 años de edad. Actualmente el padre de la occisa está realizando los trámites de lugar para someter a los tribunales al responsable de la muerte de su hija.

La Adolescente tenía dos meses separada de su pareja, un adolescente de 17 años, quien también vive en Santana.

Era varón el bebé que Ninoska llevaba en su vientre; ambos yacen en el mismo ataúd

Era varón el bebé que llevaba en su vientre María Ninoska Polanco, al momento de ser asesinada de un disparo en la cabeza la madrugada del lunes en la localidad de Lucas Díaz, a orillas del río Nizao, provincia Peravia.

El cadáver de la adolescente, de 15 años, fue entregado a sus familiares junto con el del bebé, tras practicarle un autopsia. Ambos fueron sepultados en el mismo ataúd.

La familia está indignada y reclama justicia.

“Pido justicia por mi hija, ella era una niña, siempre con una sonrisa», repite una y otra vez la señora Sali Yadhira Polanco, madre de la víctima, quien tiene 34 años.

Del sometimiento a la justicia del presunto asesino identificado solo como “ Oreja”, Sali no sabe nada, pues está sumida en el dolor de la muerte de su hija.

“Yo no he salido de aquí, apenas ayer (martes) a las 6:00 de la tarde la enterramos. Su papá es quien fue al destacamento. Yo solo pido justicia”, expresa.

En el barrio hay hermetismo, pocos hablan del asesinato y los que lo hacen es destacando la sonrisa que siempre adornaba a Ninoska.

Fuente Listin Diario

Publicidad Leonardo Castillo