Las elecciones desde lejos

0
20

 AYUDAME A SALVAR UNA VIDA 

REFLEXIONES…


Hola, amigos, ¿Qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Que interesante me ha sido observar las elecciones de mi país desde lejos, para mí fue motivo de reflexión, grandes recuerdos y expectativas, me ha tocado vivir alrededor de 15 procesos electorales y en verdad que no podía dejar de recordar los famosos fraudes, la compra de boletas, las urnas con votos antes de empezar, las cédulas confiscadas, los listados dislocados, los violentos cambios de gobierno, las promesas olvidadas de los candidatos que después de subir se pierden, los militares agresivos en acción, las bandas de desaforados, las urnas asaltadas, las muertes de dirigentes, los atentados contra la democracia, los dos años quitados a Balaguer, la muerte de un Presidente, la huida y asilo de otro, los actos de hechicería, la participación de los brujos y videntes, en fin parecíamos un pueblo de puros salvajes.

Recordaba las concentraciones de cierre de campaña, la repartidera de dinero para que asistieran, las botellas de ron, los cambios a la constitución para acomodarla según los intereses del gobernante de turno, el enriquecimiento ilícito de funcionarios y gobernantes que dejaban las arcas del estado en ruinas.

Son estas y muchas más las razones por las que muchos dominicanos perdieron la fe en los procesos electorales, sin embargo, hoy debemos sentirnos orgullosos del cambio ejemplar en la actitud y comportamiento del dominicano frente al proceso electoral reciente.

No tengo la menor duda de que aún se mantienen algunas travesuras para tomar ventajas en el proceso, pero son tan minúsculas frente a la fuerza de las mayorías aplastantes que han decidido elegir en quien poner los destinos de la nación, que nuestro país ha dado demostraciones de civismo, de fe y de que somos un pueblo con valores y principios cristianos, iluminados y bendecidos por nuestro Creador.

Víctor Martínez felicita a los nuevos agraciados y les recuerda que es Dios quien los ha puesto ahí y que deben actuar conforme a los designios de Dios, con justicia, con honestidad, con verdadero amor al prójimo, como buenos servidores del Señor.

¡Pobre de los que se han enriquecido con posiciones y ejerciendo el poder!, cada centavo que un funcionario o gobernante se roba para ser más rico está empobreciendo a los más débiles, quienes mueren de hambre, por falta de atención médica apropiada y viven en condiciones paupérrimas, por no tener los alimentos necesarios ni la calidad de vida que se requiere para subsistir. Pero Dios se lo tomará en cuenta en su momento.

Dice Eclesiástico 10 que, “todo pueblo tiene los gobernantes que se merece”, ojalá que, si somos merecedores de estos gobernantes de ahora, ellos actúen conforme a la Palabra de Dios y lo glorifiquen con sus acciones.

Y dice Romanos 13: “Sométase toda alma a las autoridades superiores, porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios son ordenadas. Así que, el que se opone a la autoridad, a lo ordenado por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí.”

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestro hermano Juan Francisco Hernández. 

Hasta la próxima.

Publicidad Leonardo Castillo