Pediatra dominicano gana premio Emmy por su interés humano en NY

0
297

SANTO DOMINGO.- El destacado doctor dominicano radicado en New York, Juan Tapia-Mendoza, ganó un premio Emmy, otorgado por la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión estadounidense en la 64 edición, en reconocimiento a la excelencia del documental histórico sobre su vida titulado “El grafitero que se convirtió en doctor”.

El video, que fue galardonado con el prestigioso premio en la categoría de interés humano-formato largo, relata la vida de quien es hoy uno de los pediatras más reconocidos al servicio de la comunidad en la Gran Manzana. Fue producido por la red global Aleteia en colaboración con la asociación médica SOMOS Community Care.

Somos Community Care es una red dedicada a reunir y afiliar médicos dedicados a prestar servicios en las áreas más necesitadas de la ciudad de New York. Es una comunidad con más de 2,500 doctores de varias nacionalidades, entre ellas indios, chinos, suraméricanos, americanos, entre otras.

Tapia-Mendoza nació en Santo Domingo, República Dominicana, en un barrio pobre de la ciudad. Luego migró junto a su madre hacia New York, Estados Unidos. Relató que en la década de los 60 esa ciudad era muy violenta y quien vivía en un barrio de migrantes o afroamericanos, y no pertenecía a una pandilla o ganga “prácticamente no podía salir de su casa”.

Eso lo llevó a la calle a edad muy temprana y estando en sexto grado ingresó a un pandilla llamada “Los Nómadas Salvajes”, donde se dio a conocer como el famoso grafitero Cat 87.

Usar el grafiti como forma de expresión, confesó que lo libró de caer en las drogas y los crímenes. Además, él siempre tuvo el sueño de ser doctor y sabía que después de los 18 años, si tenía récord criminal, eso le destruiría su sueño.

Finalmente entró a la universidad. Fue aceptado en Towson College Baltimore y luego continuó sus estudios de Medicina en su natal República Dominicana. Tras culminar su carrera, regresó a New York, pero debido a la situación económica familiar no pudo continuar la especialización y tuvo que ponerse a trabajar como taxista.

Publicidad Leonardo Castillo