Tesalonicenses

0
17

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA   

REFLEXIONES…

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Las epístolas a los tesalonicenses son dos cartas escritas por San Pablo a la comunidad cristiana de Tesalónica y que forman parte del corpus canónico del Nuevo Testamento. Son:

La Primera epístola a los tesalonicenses y la Segunda epístola a los tesalonicenses.

La Primera epístola a los tesalonicenses o 1 Tesalonicenses es uno de los veintisiete libros que conforman el Nuevo Testamento cristiano. Así mismo, es una de las trece epístolas atribuidas, por la tradición, a Pablo de Tarso, una de las siete menores y, en tanto que primera cronológicamente de todas ellas, las mayores y las menores, una candidata a ser considerada obra inaugural de la literatura cristiana. Como su nombre indica, se trata de una epístola dirigida a la comunidad cristiana de Tesalónica y se dice primera porque existe también una segunda carta en el canon bíblico, dirigida a esta misma comunidad. Por su temática, se puede considerar una obra de la escatología cristiana, sin menoscabo de que también contiene una exhortación moral y un extenso apunte biográfico, que ocupa la mitad de la carta y donde Pablo desgrana recuerdos de su prédica.

La Segunda Epístola a los Tesalonicenses, también conocida como Segunda Carta a los Tesalonicenses, es uno de los libros del Nuevo Testamento, de la Biblia Cristiana. Es tradicionalmente atribuida a Pablo, Apóstol de los Gentiles, aunque el profesor Antonio Piñero, en su libro «Los apocalipsis», indica que los especialistas están divididos casi al 50 % respecto a si es una epístola auténticamente paulina.

La Segunda Epístola a los Tesalonicenses fue, según la tradición cristiana, escrita en Corinto, Grecia, no muchos meses después que la Primera. Aparentemente la Primera Carta fue malentendida, especialmente respecto a la Segunda Venida de Cristo. Los Cristianos de Tesalónica se hicieron la idea de que Pablo había mencionado que «el día de Cristo» se venía con prontitud, que su venida estaba a punto de ocurrir. Este error es corregido en 2Ts 2:1-12.

La existencia de epístolas paulinas pseudo epigráficas encuentra una curiosa confirmación en este pasaje y en esta epístola donde dice: “no se turben por epístola… como si fuera nuestra.

Para dar sentido a estas palabras es necesario presumir que por la comunidad de Tesalónica circulaba una falsa epístola de Pablo a la que se alude aquí. De ser así, Pablo estaría advirtiendo a los Tesalonicenses que fuesen cautos. Lo curioso es que hoy se presume que quién realiza esta advertencia era precisamente un falso Pablo. Sea cierto o no, se confirma la existencia de falsificaciones.

Víctor Martínez te exhorta, como siempre, a descubrir las maravillas que existen en este libro Sagrado de Dios y que todos debemos tener en nuestros hogares: la Sagrada Biblia.

Gracias a la hermana Yolanda Logroño por apoyarnos en este Curso Bíblico sabatino.

Que la gracia y la paz sean con ustedes de parte de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Hasta la próxima.

Publicidad Leonardo Castillo