Peligros de malgastar el dinero

0
15

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

REFLEXIONES…

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Antes de malgastar el dinero, piensa en Dios. Él te lo ha dado todo, las oportunidades para ganarlo, para vivir holgado, con estabilidad, satisfaciendo tus necesidades y las de tu familia.

Tener dinero es bueno y es lo que Dios quiere para nosotros, pues mientras más tenemos más podemos ayudar, el enriquecimiento no corrompe a una persona, sino que simplemente amplifica sus virtudes y defectos. Así, por ejemplo, alguien con un corazón noble utilizará la prosperidad para beneficiar a los suyos y a su comunidad, mientras que una persona sin escrúpulos canalizará el dinero hacia actividades puramente especulativas, cuando no destructivas.

Es el malgastar una acción divorciada de los preceptos de Dios, comprar sin sentido, por comprar, llenando el armario, por ejemplo, de ropas y zapatos que ni te pones, no es bien visto por el Señor, tener una despensa abarrotada de comida para tener que echar al zafacón todos los meses lo que esta vencido y lo que se ha dañado en la nevera, no es bien visto por Dios.

Dar centavos de limosna a un necesitado, cuando podrías resolverle la comida del día, es algo que no tiene sentido, aportar a la Iglesia, no importa de la religión que seas, a las obras de Dios, apoyando esas misiones sagradas, con tacañería, cuando pudieras ser más dadivoso, es no tener consciencia de la importancia de Dios en tu vida.

No debemos agarrarnos de que no sabemos si el uso que se le dará a nuestras contribuciones será el apropiado o si el que te pide en la calle en verdad tiene hambre, nadie que no necesite pide, solo extiende la mano, aquel cuyas necesidades están a la orden del día y si Dios te ha puesto en el camino de esa persona es para que lo Glorifiques repartiendo algo de lo que Él te ha dado.

Víctor Martínez desea con esta reflexión unirte más al amor de Dios, invitarte a reflexionar acerca del buen uso de tu dinero, de la importancia de no derrochar, de priorizar tus necesidades, pero sobre todo de ofrendar, diezmar, aportar a Dios la parte que le corresponde.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestro hermano Erik Vasquez.

Que la gracia y la paz sean con ustedes de parte de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Hasta la próxima.

Publicidad Leonardo Castillo